Funciones de un registro civil

Funciones registro civil

Las oficinas públicas del registro civil llegan a poseer funciones muy variadas, entre ellas inscribir cada uno de los cambios del estado civil de los ciudadanos, desde su nacimiento hasta su fallecimiento.

El procedimiento de defunción que se maneja en el registro civil, es que una vez que ha ocurrido el hecho de la muerte, lo certifica el médico y una vez que lo haya certificado se trae al registro, allí se realizarán los trámites necesarios para expedir el acta de defunción. Por otra parte, es importante mencionar que el registro civil es quien se encarga de dar publicidad a estos hechos e integrar la prueba de dichos hechos apuntados.

Composición de un registro civil

El registro civil es un establecimiento único que depende del ministerio de justicia y está divido en tres registros: los municipales que dependen del juez de primera instancia, el consular y central que se encuentra ubicado en Madrid.

En lo que respecta a los registros civiles municipales en el territorio español encontramos 431, y dieciséis de estos son exclusivos, es decir dedicados al registro civil, el resto de estos se encuentra a cargo del juez de primera instancia asistida por un secretario.

Su organización se realiza de la siguiente manera: está se dividida en secciones, comúnmente son cuatro. La primera es nacimientos y general, en esta encontramos:

  • Los abortos.

  • Filiación (ya sea materna o paterna legitima, no matrimonial o natural y desconocida).

  • Nombre y apellidos.

  • Cambio de nombre.

  • Nacionalidad y vecindad civil.

En segundo lugar tenemos matrimonios, en tercer lugar defunciones, en cuarto lugar tutelas y representaciones legales. En lo que respecta a los trámites de divorcio, se encuentra el divorcio administrativo, el cual es el que se lleva acabo ante el registro civil y lo pueden solicitar aquellas parejas que hayan contraído matrimonio bajo el régimen de separación de bienes y no hayan tenido hijos.

En lo que respecta a las parejas que hayan contraído matrimonio bajo el régimen de sociedad conyugal, únicamente aplicaría si previamente liquidaron la sociedad conyugal, luego se acudiría al registro civil donde se hace el trámite y la solicitud para que se levante el acta de divorcio correspondiente.

Por otra parte, el jefe del registro civil será el encargado de autorizar el divorcio, sin embargo los notarios también pueden tramitar divorcios y disolución conyugal. Ahora bien, si hay hijos menores de edad o diferencias en la separación de bienes, se deberá acudir ante un juez ya que allí se determinará y se establecerá la pensión alimenticia y el régimen de visita.

Por consiguiente, es importante mencionar que existen tres tramites que son diferentes, uno es el de aclaración, rectificación y el otro es de nulidad. Ahora bien, la rectificación tiene espacio cuando alguno de los posibles errores en el documento del registro, si afectan en forma existencial la información personal del registrado, o sea cuando el acta asigna un nombre y apellido diferente al cual la persona ha usado para identificarse en los diferentes documentos públicos y privados durante toda su vida.

Cabe señalar que para la rectificación de actas se debe cumplir con una serie de requisitos, además para llevar acabo la rectificación debe realizarse un juicio de corrección, ya que un error perjudica o afecta la vida jurídica de una persona.

Ahora bien, cuando se requiere que haya cambio de algún nombre, pero esta rectificación no altera la afiliación o las obligaciones de esa acta, van a proceder ante el registro civil, de lo contrario será tramitada ante el juez.

El tramite más sencillo es el de aclaración de una acta, esto quiere decir que cualquiera de tus actas (ya sea de nacimiento o matrimonio), encontraste algún error mecanográfico, entonces es ahí cuando pasas a solicitar tu aclaración ante el registro civil, siempre y cuando estos datos que se vayan a modificar, no alteren la esencia del acta. Por su parte, la nulidad de un acta debe hacerse también ante un juez y él va a ser quien ordene al registro civil que declare o inscriba la nulidad de esa acta.